Diseño

Iván Mayorquín, ilustrar en la era visual

Con el humor como uno de los ingredientes principales, los trabajos de Iván Mayorquín tienen la influencia de la ilustración contemporánea y el cartoon.

En su comic Pizza Sandwich, proyecto que tiene junto a Alejandro Farfán, nos encontramos con personajes que viven una realidad común y banal, pero, tras la dosis indicada de humor ácido y random, las bromas de lo cotidiano te revientan en la cara en forma de ilustración. Encontrar los elementos gráficos propios de su estilo dejó de ser lo más importante en su identidad como ilustrador para dar prioridad a la solidez de ideas y que el trabajo sea producto de una bajada creativa.

“Mi humor, mi forma de pensar, las historias, la dirección creativa y arte de lo que hago, eso es lo que me importa ahora que la gente distinga de mi trabajo”.

 Actualmente Iván también forma parte del equipo de Pictoline. La historia de esta agencia de diseño de información comienza con Iván y Eduardo Salles trabajando en una novela gráfica que abandonan cuando a Salles se le ocurre informar a la gente de las últimas noticias con gifs y comics. La siguiente parte de la historia eres tú dando like y compartiendo uno que otro bacon que apareció en tu pantalla. Es inevitable, algo tiene Pictoline que a más de dos millones de personas nos cae bien. Si Pictoline fuera persona, seguro sería “un tanto nerd, como adicto al internet, trata de no tener miedo a equivocarse, le gusta bastante experimentar y aprender de lo que haga”.

Pictoline ha representado para Iván una oportunidad para invadir otras áreas con diseño, entre ellas, el periodismo. A dos meses de comenzar Pictoline, el GIEI lanzó un informe detallado sobre lo acontecido en Ayotzinapa y decidieron convertirlo en una novela gráfica.

“Fue mucho trabajo, pero nos fue muy bien, incluso el GIEI nos recomendó, entonces fue perfecto. Lo más padre es el alcance, algo que realmente impacte, algo genuino”.

En su opinión, a través del diseño es posible rescatar información importante de ser olvidada en una página de gobierno, alimentar nuestra curiosidad o responder incógnitas de la vida como “por qué si te pegas en el dedo chiquito del pie duele tanto”. También el humor es importante, bien utilizado es “un arma poderosa para hacer llegar información difícil de digerir a otro público y de otra manera”. A fin de cuentas, nos encontramos en la era de la información y ésta se consume según el ritmo y formas propios de una generación visual, con memes, emojis y referencias a películas.

Iván también es miembro del colectivo llamado Buque, el primer proyecto independiente que inició junto con Bacse en Mazatlán y que dio pie a la aventura de ir a unas charlas a Coahuila, conseguir una beca para estudiar dirección creativa en la agencia Grupo W, donde haría el reality de diseño Sketch or die, que lo llevaría a trabajar para Sprite y donde ahora (en Buque) continúa haciendo trabajos de ilustración.

Ese ha sido uno de varios proyectos que inició desde cero y que vio crecer, en su experiencia la fórmula para seguir adelante consiste en buscar en nosotros mismos. “Si estás haciendo algo y te aburres tú solo, aburrirás a los demás, haz cosas que a ti te interesen y seguro los demás también tendrán interés. Si te emociona, vas por buen camino”.

 

Tags:

Deja un comentario