CiudadVisual

Good Time: Viviendo al Límite

Sabes que encontraste algo valioso cuando se usan con gran habilidad las herramientas del medio para amplificar los valores de la trama, Good Time: Viviendo al Límite se compromete con la decadencia social de su historia. La cinta nunca deja de ser una película egoísta que no permite ni a los personajes ni al espectador pasársela bien, pero sería injusto considerarla como otra cosa que no fuera un logro.

Good Time: Viviendo al Límite (E.E.U.U. 2017), dirigida por los hermanos Safdie, conjunta elementos que la convierten en una de las películas que vale la pena ver este año: Robert Pattinson en un papel que lo afianza como actor, la música electrónica experimental de Oneohtrix Point Never, un montaje dedicado a incrementar la incomodidad y el estrés en picada; y, sobre todo, la relación mágica que vemos en pantalla entre los personajes principales de la cinta.

Nick Nikas (Benny Safdie) es un personaje discapacitado que roza la ayuda de cualquier persona que no sea su hermano, Connie Nikas (Robert Pattinson), quien, de una manera egoísta, tal vez inintencionadamente, lo trata de integrar a su visión rebelde de la sociedad. Usándolo como cómplice de un robo de banco que sale mal, Connie se vuelve un estudio de personaje que se ha visto en la necesidad de ser alguien con su propio código moral, no “subscribiéndose a la ley humana”, según palabras del director Josh Safdie.

La música, a cargo del músico experimental Oneohtrix Point Never le da un tinte crítico que recuerda a música de thrillers tipo John Carpenter, además de proponer un nuevo sonido para el género. Sin duda, esto empuja la noción de que Good Time: Viviendo al Límite está en la línea de películas norteamericanas de acción con una nueva mirada cinematográfica. Desde el guion, se siente una inconformidad por el estado actual del género, lo que convierte a este proyecto en una cara de amor/odio por el género al retomar elementos del género y desafiar las convenciones de este tipo de historias a  través de sus pequeños giros de tuerca.

En entrevistas, tanto los directores como los actores hicieron énfasis en el trabajo previo y el esquema de producción utilizado, Robert Pattinson y Benny Safdie laboraron en un auto lavado en Queens para preparar la interacción entre sus personajes. A través de un rodaje que daba prioridad a la improvisación de los actores y el trabajo de los personajes se percibe una declaración por parte de los directores sobre puntos importantes que ven desatendidos en el cine estadounidense. A pesar de este válido señalamiento, se nota una desatención al guion en algunas escenas que pecan de un tono exagerado. Con una ya de por sí conflictiva historia, estas escenas hacen correr el riesgo de convertir la película en una experiencia intolerable para algunos, pero logra balancearse y obtener sucesos que nos absorben en un escalamiento cada vez más en picada, con cada minuto que pasa la próxima posible caída gana altura.

 

 

Good Time se presenta hoy 7 de marzo dentro de la cartelera de Cine Alternativo de Cinema Botánico. Horario: 20:00          Costo: $35

Sigue a Timbre en Facebook e Instagram y entérate de lo que está sucediendo
Tags:

Deja un comentario